Contacto Visual

Llegar y encontrar a las dos charlando animadamente y en voz baja, al menos me resultó sospechoso. Apenas se preocuparon por devolverme el saludo y cuando salí de la cocina con mi café en la mano ni siquiera me miraron. Mariana recién se acercó a mi escritorio cuando vio que yo estaba a punto de empezar a trabajar, pero antes de levantarse de donde estaba, se acercó al oido de Moni y le dijo algo en secreto. Ambas se rieron sin intención de disimularlo y no pude evitar pensar que estaban hablando de mi.

Ni bien Mariana se sentó a mi lado, luego de darme uno de sus característicos besos, apenas moviendo los labios y en voz muy baja susurró -Te lo dije…

-¿Qué cosa?

-Que esta mina está caliente con vos.

-¿Estas loca? ¿De dónde sacaste eso?

Sonrió mientras me miraba fijo a los ojos. Esperando su respuesta intente adivinar si era el peinado lo que le daba ese look diferente a pesar de estar vestida igual que los dos días anteriores.

-¿De dónde te crees?- dijo. -Me lo dijo ella.

Yo le dije que eso era imposible. Que me estaba mintiendo.

-Vos cree lo que quieras. Yo te lo avise ayer, te lo confirmo hoy y listo. Pero no te duermas porque una mina asi no te va a esperar toda la vida. -Sentenció e inmediatamente se puso a teclear con la vista fija sobre el monitor. Permanecí en silencio, intentando captar alguna minima expresión en su rostro que me indicara que me estaba haciendo una joda, pero no. Nada. La mina parecía estar hablando en serio.

¿Puede llegar a ser cierto que semejante mina quiera estar conmigo? ¿Cómo pude no darme cuenta en todo este tiempo?

-¿Te quedaste pensando, no?- me preguntó interrumpiendo mi dialogo interno.

-Para nada. Estoy pensando en otra cosa- le mentí.

Su risa dejó en claro que no me había creído. Nuevamente observé algo extraño en su manera de reir. Un gesto característico que no había visto antes. O quizás si, pero no le había prestado atención.

Durante el almuerzo, nuevamente Mariana se sentó con Moni para hablar en secreto, mientras los muchachos y yo lo hacemos a los gritos. Cada vez que miro hacia donde estan ellas Monica me esquiva la mirada y Mariana en cambio, me la sostiene. “Estas hijas de puta están hablando de mi”, pienso. Quisiera saber que carajo están diciendo.

Daniel me codea disimuladamente y me habla por lo bajo. -Che… Mirá como te mira la fea.

¡Que pelotudo! Este no tiene ni idea de porque me esta mirando. Si lo supiera se caería de culo. Igual su comentario logra incomodarme y bajo la mirada para interrumpir el contacto visual con ella. Obviamente Daniel le dice algo referente a los chicos y todos se cagan de risa a los gritos. Por suerte la hora del almuerzo termina y volvemos a trabajar.

Lo curioso sucede cuando nos vamos. Mariana se despide en la puerta argumentando que hoy va para otro lado y como tantas otras veces, seguimos caminando solos Monica y yo, pero por primera vez, se nota que ambos nos sentimos incomodos. Ninguno de los dos habla y nos despedimos friamente cuando llegamos a la parada de mi colectivo.

¿Será que Moni sabe que Mariana me contó sobre lo que le pasa conmigo?

Para leer la historia completa tendrías que leer también:

Casi un Reality

Algo Diferente

Prejuicios

 

¿Qué te pareció este texto?

Comentario

Readers Comments (2)

  1. Quiero saber más! A quién se refiere tu compañero cuando dice “la fea”? A Mariana o a Moni?

Leave a comment

Your email address will not be published.