El Despertar

Abro los ojos y noto que la oscuridad me rodea, me abraza. No existe diferencia entre tenerlos abiertos o cerrados. Recién logro despertarme y no tengo idea de como llegué hasta aquí.

Muevo mi cuerpo con desesperación para librarme de la oscuridad. Con las piernas pateo el aire mientras mis manos se agitan intentando tocar algo que me resulte familiar, pero no lo logran.

Desearía ponerme de pie para escapar pero no puedo hacerlo. Quizás si espero, mis ojos se acostumbren a la oscuridad y pueda ver donde estoy. Siento que lo único que puedo controlar son mis cuerdas vocales y decido usarlas.

Grito. Grito con todas mis fuerzas. Grito cosas sin sentido. No necesariamente para que alguién me escuche, sino para desahogarme. Gritar me ayuda a llorar y a medida que las lagrimas salen de mis ojos, el miedo y el desconcierto se transforman en desesperación.

Mientras continúo gritando, logro escuchar un sonido lejano. No distingo de dónde proviene pero de todas formas, nace en mí una pequeña esperanza. Grito más fuerte. Esta vez, lo hago para que alguién me escuché y venga a ayudarme. El ruido ahora esta más cerca y un halo de luz se filtra entre la oscuridad.

Diviso una silueta en la claridad y por primera vez, la esperanza es más fuerte que el miedo. Dejo de gritar y espero a que ese alguién llegue hasta mi. Al hacerlo me habla, me dice algo que no entiendo pero que me tranquiliza. Su voz esta llena de amor y de bondad. Ahora la oscuridad ya no me asusta.

Esta persona me habla y me toma en sus brazos. Es mamá.

Me habla con dulzura mientras me da la mamadera. Me gustaría seguir escuchando su voz pero vuelvo a cerrar los ojos y con la panza llena, vuelvo a dormirme profundamente.

¿Qué te pareció este texto?

Comentario

Readers Comments (2)

  1. HERMOSO!!!! Es Luquita 😀

  2. Laurabuela 08/04/2013 @ 23:02

    Muy bueno!!!!

Leave a comment

Your email address will not be published.