El gordo y la morocha del culo parado

El gordo se bajó del colectivo por la puerta de atrás y observó que por la del medio, bajaba la que en ese momento le pareció la morocha más linda del mundo.

Ella saltó desde el último escalón hacia el cordón de la vereda mientras el gordo pisaba torpemente la zanja por no perderse ningún detalle del atlético movimiento de la morocha.

Sin reparar en la zapatilla mojada ni en la media que comenzaba a humedecerse, caminó hacia la esquina y dobló, confirmando que la morocha iba tan sólo algunos pasos delante de él. Tuvo que caminar más rápido para no perderle pisada. Clavó su mirada en el trasero de ella y avanzó lo más rápido que pudo.

-¡Qué colita mi amor!-exclamó el gordo en voz alta.

Lejos de sentirse honrada por el “piropo”, la morocha supo bien quién era el que le gritaba, sin siquiera darse vuelta para verlo. Había visto el torpe movimiento del gordo al bajar del colectivo, intentando dar un largo paso hacia la vereda pero con la mirada fija en ella.

“¡Qué gordo asqueroso!”, pensó y apuró el paso para dejarlo atrás. El gordo tuvo que acelerar nuevamente. Sentía el roce del pantalón en la entrepierna y como la panza le dificultaba dar pasos largos, caminaba con muchos pasos pero más cortitos. El corazón le latía muy rápido y la primer gota de sudor comenzaba a caer desde su amplia frente.

-¡Mamita, si te agarro no sabes todo lo que te hago!

La morocha resopló.

Como el gordo no tenía tanto aire como para gritar y caminar al mismo tiempo, se limitó a llamarla, durante una cuadra entera, haciendo ruido con sus labios como si estuviera llamando a un perrito.

La morocha cruzó la calle y siguió caminando por la vereda de enfrente casi a la par del gordo, quien caminaba mirándola de costado.

Ahora que pudo verla de frente, notó que además de tener una cola muy parada, tenía unos pechos voluminosos y un bello rostro que estaba enmarcado en el clásico corte rolinga que a él tanto lo excitaba.

-¡Vení mami!- le decía ahora llamandola también con la mano. -¡Vení que te digo todo lo que podemos hacer!

Por primera vez, desde la vereda de enfrente, la morocha lo miró y el gordo sintió que de no ser por la velocidad a la que caminaba, hubiera experimentado una de las cada vez más infrecuentes erecciones.

La morocha redujo la velocidad hasta casi detenerse y bajó a la calle. Dejó pasar un colectivo que venía a mucha velocidad y volvió a avanzar lentamente hacia el gordo quién al ver lo que sucedía, se detuvo de golpe, sintiendo chorrear la transpiración por su espalda .

Era la primera vez, luego de haberlo intentado durante toda su vida, que perseguir a una chica gritándole groserías le daba resultado. Respiró hondo para tener aire y poder hablar, carraspeó la garganta para que la ansiedad no se le notará en la voz.

La morocha subió a la vereda y se detuvo frente al gordo. Era una cabeza más alta que él.

Sin disimular, el gordo la miró de arriba abajo y estuvo tentado de pedirle que diera una vueltita, pero se contuvo. Justo cuando tomó aire para invitarla a un telo que había a dos cuadras sintió el estallido y el ardor.

La palma de la mano de la morocha se estrelló tres veces contra el gran cachete del gordo, que tardó en reaccionar e instintivamente se tomó la cara con la mano, para disminuir la sensación de dolor.

Miró a la morocha para entender que había sucedido, pero antes de poder hacerlo notó un cambio de expresión en el bello rostro y sintió, casi al mismo tiempo, el impacto en el medio de su nariz. Cayó sentado al piso y la sangre chorreó desde su rostro hasta llegar a su blanca y transpirada remera.

La morocha sacudió su mano para aliviar el dolor que sentía en los nudillos y retomó su camino.

Desde el piso y con los ojos llenos de lagrimas involuntarias debido al golpe, vio como el culo más parado que había visto en su vida se alejaba a toda velocidad.

Más tarde, cuando llegó a su casa, le contó a su familia como se había peleado con un repartidor de pizza que casi lo había atropellado con su moto al bajar del colectivo.

¿Qué te pareció este texto?

Comentario

Readers Comments (4)

  1. JAJAJAJAJ!!!!MUY BUENOOO!!!

  2. Típico de gordo… =D

  3. Laurabuela 23/01/2013 @ 21:45

    Bravo! Por la morocha MUY BUENO!

  4. Pobre, me da lastima el gordito ja ja

Leave a comment

Your email address will not be published.