Ajeno al Tiempo

Historias que deberían ser contadas

Página 12 de 14

Papa Para Todos

Aunque la televisión por cable hubiera existido durante mi infancia, en casa no la hubieramos aprovechado porque ni siquiera teníamos un televisor a color. Un Hitachi de 16 pulgadas era nuestra compañía durante la cena. Al girar la perilla para… Seguir leyendo →

El último busca

Durante años lo vi subir al colectivo y aunque jamás le compré nada, siempre me resultó de lo más emocionante su manera de vender. Es uno de esos buscas de los que ya no hay más. Muy parecido al Brandoni… Seguir leyendo →

El virus de la mediocridad

En octubre de 1988 mientras jugábamos en mi cuarto con un compañero de la escuela primaria, nuestros padres tomaban mate y hablaban de negocios en el comedor de casa. Por aquel entonces los padres de Pablito tenían un micro escolar… Seguir leyendo →

22 de Febrero de 2012 – Una mañana cualquiera

Carlos es un albañil que tiene la suerte de trabajar en blanco para una empresa que construye edificios en la Ciudad de Buenos Aires. Los domingos se levanta temprano para ir a misa y de lunes a sábados madruga para… Seguir leyendo →

Debajo de la cuna

En el momento en que, por tercera vez consecutiva, observó su reloj y vio la aguja que marca los minutos en el mismo número en el que estaba la últina vez, tomó conciencia de que se le estaba haciendo tarde…. Seguir leyendo →

Diez breves historias sobre San Valentín (completo)

PACIENCIA Lo esperó pacientemente, sabiendo que algún día se daría cuenta y vendría a ella. Nunca pasó, pero ella siguió esperando.   ORGASMO Al acabar dentro de ella, él supo que la amaría toda su vida. Ella, que jamás volvería… Seguir leyendo →

Llegar siempre tarde

En ocasiones es un defecto y en otras, una sana costumbre. No puedo evitar llegar siempre tarde a donde tenga que ir. Por más que me esfuerce y programe las alarmas con anticipación o tenga mi reloj unos cinco minutos adelantados a la hora… Seguir leyendo →

Casi cuatro años

Subo al taxi junto al más grande de mis hijos y mientras el auto recorre las cuarenta cuadras que nos separan de nuestro destino, comprendo que nos acercamos al final de este viaje. Un viaje que no se debe medir… Seguir leyendo →

El gordo y la morocha del culo parado

El gordo se bajó del colectivo por la puerta de atrás y observó que por la del medio, bajaba la que en ese momento le pareció la morocha más linda del mundo. Ella saltó desde el último escalón hacia el… Seguir leyendo →

« Artículos antiguos Artículos siguientes »

© 2018 Ajeno al Tiempo — Funciona gracias a WordPress

Tema realizado por Anders NorenIr arriba ↑