Una vieja se cayó

Jurassic_World

La primera vez que vi a los dinosaurios de Jurassic Park en la pantalla grande no podía creer lo que veían mis ojos. La película tenía de todo: suspenso, acción, sangre, tripas colgando… Lo que hoy parece una divertida película infantil, en ese momento era una demostración por demás sangrienta de lo que podía hacer un dinosaurio. Incluso había personas que, en el cine, se tapaban la cara para no ver las escenas en las que algún depredador, despedazaba a su presa.

jurassicpark_BIG

Mi grupo se componía de aproximadamente diez personas, entre amigos, familiares y vecinos que fuimos juntos a ver el estreno. Mi madre nos había subido a todos al 45 y habíamos viajado desde Lanús hasta el microcentro, para encerrarnos en una pequeña sala de la calle Lavalle a disfrutar la película. Ese día, el primer impacto llegó algunos minutos antes de comenzar la proyección, cuando una viejita tropezó al ingresar a la sala y descendió rodando alrededor de diez escalones. Logró levantarse con ayuda de un acomodador y se sentó para ver la película en una butaca de la primer hilera de asientos. Recién cuando la función terminó, la viejita hizo llamar a una ambulancia y se retiró en silla de ruedas.

Mientras algunas personas cerraban los ojos para evitar los momentos más sangrientos de la película, yo sentía las palpitaciones de mi corazón y la respiración entrecortada por la obra maestra que se proyectaba en la pantalla. La inmensidad de los dinosaurios, la inteligencia de Alan Grant, la personalidad de Ian Malcolm, la obra maestra compuesta por John Williams… Todo lo que el cine representaba para mi, estaba resumido en esta gran película.

Volví a casa con ganas de muchos más dinosaurios y me compré la novela original deCrichton Michael Crichton, libro que tardé aproximadamente un año en terminar de leer y que posiblemente nunca haya entendido. Tenía demasiados datos técnicos y más que una novela de suspenso o acción, para mí, fue como leer un libro científico. Aún lo tengo en mi biblioteca, pero nunca volví a leerlo.

También compré, el mismo día del lanzamiento, The Lost World, la secuela de Jurassic Park que Crichton escribió especialmente para que realicen la segunda película. Este segundo libro no es tan malo como su versión para el cine, pero tampoco está a la altura del primero.

Aunque la tercera entrega de la saga es bastante mejor que la segunda, ya no fue escrita en base a una novela y ni siquiera fui a verla al cine. La vi en casa, en DVD, seguramente comprado ilegalmente en alguna manta de la ciudad de Buenos Aires, y aunque el regreso de Alan Grant haya sido lo mejor de la película, no me generó nuevas sensaciones. Después de todo, mi personaje favorito siempre había sido Ian Malcolm.

Estaba seguro de que la saga se había agotado. Que aunque siguieran haciendo nuevas versiones, para mi ya no representarían lo mismo. Sería muy difícil sorprender, como ya lo habían hecho, mostrando un dinosaurio en pantalla gigante. Seguramente remasterizarían la versión original, volverían a proyectarla en cines, tal vez en 3D, quizás en 4, pero jamás volveríamos a experimentar lo mismo que experimentamos ese día en que la vieja se cayó en el cine. Eso es lo que yo pensaba, hasta que apareció esto:

¿Resulta que los velocirraptores son buenos? ¿Star-Lord es el nuevo Alan Grant? ¿Qué demonios es esa esfera? ¿Hay un dinosaurio peor que el ya conocido Tiranosaurio?

El trailer de Jurassic World es perfecto. Al igual que el de la película original, practicamente no muestra nada. Recuerdo que en aquella vieja campaña publicitaria no se veía a ningún dinosaurio de cuerpo entero, por lo que no quedaba otra opción, más que pagar una entrada para ir a verlo al cine. Con los avances de esta película volvieron a hacer lo mismo.

Cuantas dudas me quedan después de ver este nuevo trailer. Cuantas ganas de ir al cine para descubrir lo que nos tienen guardado los creadores. Lamentablemente, por cuestiones de tiempo, en esta ocasión tendré que perderme la posibilidad de ver está película en el cine, de modo que aguardaré impacientemente a que una copia ilegal, pero de buena calidad, comience a circular por la web. Mientras tanto, intentaré evitar los spoilers hasta que llegue mi oportunidad de descubrir a ese nuevo y misterioso dinosaurio gigante.

Eso si, esta vez con música de Michael Giacchino.

 

¿Qué te pareció este texto?

Comentario